lunes, 12 de agosto de 2013

¿El Día del Niño o los días del niño...?

Celebrar el Día del Niño es relativamente reciente y en torno a esa fecha lo que más se visualiza en la prensa es dónde comprar regalos. ¿El día especial para el niño es aquel en que sólo le regalan algo nuevo? ¿Qué es lo que más quieren los niños en su día especial?

Antes de responder por ellos, primero recordemos qué era lo que más queríamos o deseábamos nosotros cuando chicos: salir de paseo en familia, escuchar el cuento favorito contado por mamá o papá, acompañar a papá a hacer deportes o a mamá a preparar una torta especial.

Segundo, preguntémosles a los niños cómo les gustaría celebrar ese día. Es posible que una vez analizada la información obtenida, terminemos con un día muy diferente al plan inicial, que resultó ser especial para el niño y para todos los miembros de la familia.

Día de reflexión

¿El llamado Día del Niño es sólo un día en que nos preocupamos por ellos? ¿Y qué pasa los 364 días restantes? ¿El niño se trata diferente? ¿Ya no es tan importante? ¿Nos centramos en los adultos, esperando que los niños no molesten? Podríamos seguir adelante y concluir que si el futuro de los niños es siempre hoy, todos los días son del niño.

Este Día del Niño nos lleva a reflexionar y a centrarnos en los Derechos de los niños, que desde la Convención de 1990 son parte de nuestro país.

Esperamos que estos derechos sean para todo el mundo. Conocerlos y preocuparnos de que se cumplan es tarea de todos, no sólo en el Día del Niño, sino de manera permanente. ¡¡Los invitamos este Día del Niño y todos los días del año a disfrutar, reír, jugar y compartir en familia!!

jueves, 8 de agosto de 2013

Cantemos una canción con una guitarra de cartón...

Esta es una entretenida actividad para divertirse jugando a ser un verdadero músico. Lo mejor es que se puede realizar con materiales de desecho, que en la mayoría de las casas se encuentran fácilmente.

¡Manos a la obra!

Materiales


1 caja de cereal
cordones o sogas de colores
pegamento
1 tubo de cartón largo (o varios tubos pequeños de papel higiénico o de cocina)
3 papel
3 cinta adhesiva


Instrucciones
- Primero, recorta un círculo central en la caja de cereal.

- Corta 5 trozos de cordón o soga de colores del mismo largo para formar las cuerdas y pégalas cuidadosamente en la caja de cereal, de manera que queden alineadas.

- Ahora debes confeccionar el mango, pegando con cinta adhesiva el tubo de cartón en la parte superior de la caja.

- Finalmente, ata un trozo de soga más grueso en los extremos de la guitarra para que te la puedas colgar y pega unos pequeños rectángulos de cartón en el extremo superior del tubo. ¡A jugar!

martes, 6 de agosto de 2013

Flan sin huevo

¿Qué necesitas?
(para unos 12 flanes individuales)

- 400 ml. de leche
- 150 grs. de azúcar
- 4 hojas de gelatina sin sabor
-Cáscara de un limón
-Una rama de canela
- 2 cucharaditas de vainilla

Para el caramelo

-200 grs. de azúcar
-8 cucharadas de agua
-Jugo de medio limón y de media naranja

Los postres suelen ser la comida favorita de los niños, pero cuando uno de nuestros hijos es alérgico a un alimento en especial es difícil encontrar alternativas que le gusten. En este caso les dejamos la receta de un flan de vainilla sin huevo, rápida y sencilla de hacer, ya que no necesita horno ni microondas, que de seguro le gustará a toda la familia.

Preparación

Cuece la leche con la piel del limón, la canela, el azúcar y vainilla líquida durante unos 5 minutos. Deja que se enfríe un poco y elimina la piel de limón y la ramita de canela.

Hidrata las hojas de gelatina con un poco de leche y cuando estén listas, añádelas a la preparación, revolviendo hasta que queden totalmente integradas.

Incorpora la mezcla en cada flanera individual previamente caramelizada y deja que se enfríen para luego introducirlas unas 2 a 3 horas en el refrigerador.

Para preparar los dos caramelos

Esta riquísima receta se cocina con dos tipos de caramelo. Por un lado, el caramelo líquido que irá dentro de las flaneras y, por otro, unas peinetas de caramelo cítrico para decorarlos.

Vierte el azúcar en el agua y el jugo de medio limón y de media naranja en una olla pequeña a fuego lento. Revuelve hasta que veas que el azúcar se empieza a transformar en caramelo y queda con un tono dorado. En ese momento, retira del fuego.

Las budineras deben ser rellenadas cuando el caramelo está aún líquido. Para las peinetas debes poner el caramelo sobre un papel de horno con la forma que quieras. Deja que se enfríe hasta que quede duro y adquiera la forma del papel, para luego desprenderlo suavemente.

Un postre rápido y sencillo que toda la familia disfrutará.

jueves, 1 de agosto de 2013

“Mi trabajo contribuye a cambiar la realidad de 4.000 niños”

Saluda a Erika, la auxiliar de aseo; se dirige a hacer lo mismo con la directora y con el equipo educativo que está en la primera sala del Centro Vitamina Pajaritos. Rápidamente demuestra que les tiene un cariño especial a los espacios y al personal que se desempeña ahí. Xiomara Molina es coordinadora de Centros educativos de las zonas sur y oeste y al momento de la entrevista debía supervisar el funcionamiento del lugar en que inició su carrera en Vitamina.

“En 2010 llegué a este mismo centro como directora y cada rincón me recuerda momentos especiales. A fines de ese mismo año comencé como coordinadora de Centros consolidados y desde mayo del presente año me desempeño coordinando los Centros de las zonas sur y oeste”, nos cuenta.

Todos los días son distintos para Xiomara. Entre el trabajo administrativo que demanda su cargo, reuniones de coordinación, planificación y salidas a terreno, ella reafirma que Educación Parvularia es la carrera que siempre debió escoger y que ser parte de la vida de los niños es un tremendo regalo.

Pasión y energía en equipo Xiomara tiene a su cargo a otras dos coordinadoras y 10 centros en total, lo que suma cerca de 300 funcionarios que, gracias al contacto permanente, ya saben la manera, cercana pero rigurosa, que tiene de trabajar. Le apasiona su trabajo por múltiples razones, pero continúa su relato contándonos que tener la posibilidad de cambiar la realidad de los niños la llena de orgullo.

“Siempre he dicho que yo entré a Vitamina pensando que iba a cambiar la realidad de 60 niños y hoy, casi como un sueño, estoy cambiando la realidad de más de 4.000. Eso es un paso grande y sólido, porque cuando uno empieza a estudiar no imagina jamás el impacto que causamos en la vida de tantos niños, familias y empresas, y esto amplía los sueños de cualquier profesional”.

Los niños le sonríen, se acercan y le preguntan cuándo los visitará nuevamente. La relación con ellos es cercana y rápidamente queda demostrado en el especial momento que la invitan a compartir, al pedirle que vea con ellos uno de los coloridos cuentos de la repisa.

Xiomara nos comenta que su trabajo se divide en dos áreas y que cada una es relevante para un resultado completo. Por un lado, supervisa el ámbito operativo de los centros que tiene a su cargo y, por otro, en gran medida se desempeña en terreno, visitando y liderando a los equipos, directoras y familias que eligen Vitamina para la educación y cuidado de sus hijos.

“Las coordinadoras nos encargamos de potenciar y de apoyar la formación de los equipos educativos, transmitiéndoles constantemente de qué manera se deben cumplir los procesos que diseña cada una de las áreas de Vitamina. Mi recorrido diario es fundamental porque me retroalimenta y me permite supervisar que las cosas se estén haciendo bien”, agrega.

Para Xiomara es muy importante transmitir pasión y energía, pero al mismo tiempo trabajar con disciplina y rigurosidad con sus equipos. Y no duda en reconocer que en este tiempo en Vitamina ha crecido junto a cada centro y a cada familia inserta en él.

Retroalimentación diaria

La labor fundamental de una coordinadora es potenciar a las líderes de cada centro y formarlas en distintos ámbitos que son considerados como claves en Vitamina. Excelencia, innovación, alegría y vocación son los valores de Vitamina que Xiomara fomenta en cada una de las reuniones de planificación y en las capacitaciones de las que muchas veces es parte.

“Una directora de alto desempeño debería manejar y responsabilizarse por todos los temas relativos al centro del cual es líder y nosotras, las coordinadoras, somos las encargadas de que ellas los entiendan, los potencien y los transmitan a su equipo completo: educadoras, técnicos, manipuladoras y auxiliares de aseo, porque todo eso finalmente se ve reflejado en lo que reciben los niños y sus familias”, enfatiza.

Al acercarse a la educadora de la sala, Martina, de Neo I, repite una y otra vez la palabra que ya la caracteriza en el centro. ¡Hola!, ¡hola!, ¡hola!, dice mirando con entusiasmo a Xiomara. “Cuando llego a los centros, los niños me reconocen y las familias también.

Siempre debo saber si están conformes con el servicio que reciben de parte de Vitamina. Acá en particular hay niños hasta los dos años de edad, pero donde hay niños más grandes tengo la posibilidad de interactuar con ellos, preguntarles qué están aprendiendo, cómo están y eso a ellos les gusta mucho”, relata.

El rol de Xiomara depende del Área de Operaciones de Vitamina y debe velar por que las decisiones que se tomen ahí se implementen rigurosamente en los centros que tiene a cargo. Profesionalismo, entusiasmo, dedicación y constancia son las palabras con que ella describe su trabajo.

Los sueños se hacen realidad Justo cuando nos dirigimos a la sala de Intermedio, Xiomara demuestra nuevamente que no se le escapa ningún detalle y comenta que debemos apurarnos porque “los niños deben estar por almorzar”. Los pequeños la reciben con una amplia sonrisa y es Martín quien hace de anfitrión.

Consciente de que su labor dentro de Vitamina es velar por que los niños sean cuidados y educados en un ambiente de calidad, Xiomara especifica cómo la sorprenden y maravillan todos los días. “La inocencia de los niños es uno de los aspectos que no dejan de sorprenderme. Son capaces de cambiar la vida de cualquier persona que entre en contacto con ellos. Mientras los de Sala Cuna nos enseñan que el mundo de ellos es tan dependiente, tan calmo y que necesitan tanto de nosotros de los más grandes podemos aprender que los sueños de hoy son realidades el día de mañana, entonces eso me llena de orgullo porque nos ayudan a ampliar nuestras realidades”, señala.

Premio al Mejor Centro 2012

El año recién pasado, Vitamina Pajaritos obtuvo el Premio al Mejor Centro Educativo, reconocimiento del que Xiomara también se siente parte.

Este premio está dirigido al centro que ha demostrado un desempeño superior y balanceado en todos los ámbitos del servicio que se entrega a los niños y a sus familias. Se caracteriza por realizar un trabajo educativo de gran calidad en sala, velando por el cumplimiento de todos los estándares definidos por Vitamina.

“Para nosotros, lo más importante son los niños y este premio me llena de orgullo y satisfacción porque además de ser la coordinadora de este centro, mis comienzos en Vitamina fueron acá. Implícitamente yo soy parte de este reconocimiento, pero me siento más contenta aún porque el equipo pudo cumplir este sueño. El trabajo es del equipo y de su esfuerzo por hacer su trabajo bien”, finaliza Xiomara.

Xiomara Molina estudió Educación de Párvulos en la Universidad Católica y más tarde realizó un postítulo de Dirección y Gestión de Organizaciones Educativas en la misma entidad. Fue directora de Vitamina Pajaritos durante 2010, luego coordinadora de los Centros consolidados y desde mayo del presente año se desempeña como coordinadora de las zonas sur y oeste.

¿Con qué sueñan nuestros niños?

Mientras con Xiomara realizamos el recorrido por Vitamina Pajaritos, Delia Moscoso, su directora, nos comenta que las áreas preferidas por los niños son las de la casa, donde imitan todo lo que ven en sus hogares y juegan a ser grandes.

Valentina Aguilera juega a las tacitas e Isabella Hernández toma el teléfono simulando llamar a sus papás, diciendo tímidamente “¿mamá?” “¿papá?”. Frente a la atenta mirada de Martina Antibuen seguimos nuestro camino y ella no para de saludarnos alegremente, diciendo una y otra vez una de las palabras que, según nos comenta su educadora, aprendió hace poco: ¡Hola!, ¡hola! ¡hola!

Concentrado se encuentra Martín Candia jugando con los medios de transporte, haciendo el sonido de los autos y simulando su movimiento. Cuando percibe que lo observamos, nos regala una enorme sonrisa y se desplaza a buscar las pelotas de colores que están en la sala, invitándonos a jugar con él.



jueves, 25 de julio de 2013

Familia Cáceres Francisco

“Cuando conocimos Vitamina nos dimos cuenta de que era lo que tanto buscábamos”

Como muchos papás, Verónica y John buscaron incansablemente el jardín que cumpliera con una serie de requisitos para recibir a su primera hija, Antonella. Ya han pasado más de cuatro años desde esa época y afortunadamente la historia es distinta para Francisco, el hijo menor, que ingresó a los 5 meses a Vitamina Aeropuerto, a espacios y ambientes reconocidos y apreciados por toda la familia.

Tranquilidad y confianza

“Antonella tenía 8 meses de edad cuando era hora de retomar mi trabajo. Buscamos jardines en las cercanías de nuestro hogar, pero todo era angustia y preocupación. Fue justo cuando en la oficina me informaron sobre el convenio con Vitamina Aeropuerto, el que visitamos rápidamente, momento en que toda esa angustia terminó”, nos relata Verónica.

Los papás de Antonella inmediatamente se dieron cuenta de que el centro que estaban recorriendo era lo que tanto buscaron. Colores lindos y llamativos, espacios a la medida de los niños, alimentación adecuada para cada nivel y una serie de características fueron las que los ayudaron a tomar la decisión.

“Tuvimos la suerte de que la educadora que recibió a nuestra hija el primer día fue pasando de nivel junto con ella, por lo que creció un cariño especial y una cercanía muy linda, lo cual nos ha dejado siempre aún más contentos”, agrega John.

“Vitamina es nuestra mejor opción”

Hoy, el segundo hijo de la familia Cáceres Francisco asiste al mismo centro que recibió a su hermana y al enumerar las razones que los hicieron tomar la decisión, ellos no dudan en reconocer que: “No lo pensamos mucho, ya que siempre quisimos darle lo mismo que le dimos a su hermana mayor, por lo que Vitamina Aeropuerto era nuestra mejor opción. Nos encontramos con una nueva directora, pero sentimos que el tiempo no pasa por Vitamina, sigue su misma esencia, todos conocen a nuestro hijo por su nombre y él sonríe con el equipo educativo, lo que nos invita a dejarlo sin problemas y poder trabajar tranquilos”.

Verónica y John no dejan de mencionar la satisfacción que perciben al sentirse parte de Vitamina y agregan que para ellos es muy importante que les permitan, siempre, insertarse en el mundo de sus hijos, recibiendo la posibilidad permanente de ir al Centro, por ejemplo, a darle la comida o simplemente a jugar con él o compartir alguna rutina.

Avances y logros

Todos los días son especiales para esta familia. Tanto por los logros de su hija mayor en el colegio, como por los avances que tiene Francisco en Vitamina.

“Nuestra hija Antonella aprendió en el Centro a ser independiente, a explotar su curiosidad al máximo, a no tener miedo de preguntar cuando no entiende algo, conoció la amistad y aprendió a respetar a los adultos y a sus compañeros. Francisco nos sorprende con cada uno de sus avances. Cuando tenía menos de un año aprendió a reconocer en qué parte del cuerpo va cada prenda de ropa, también dejó el chupete, aprendió a masticar y hace poco aprendió a caminar”.

Verónica se emociona al escoger sólo palabras de agradecimiento para los equipos educativos que han acompañado el crecimiento de sus hijos. Mientras Antonella destaca como alumna ejemplar en el kínder de su colegio, Francisco no deja de tener nuevos aprendizajes y de recibir todo el cariño que su educadora y técnico, Bárbara y Andrea, le entregan diariamente. “Nos tranquiliza saber que nuestro hijo está a cargo de un equipo de profesionales capacitadas y que le entregan todo lo necesario para seguir creciendo muy feliz”, finaliza.

Nuestra familia
Mamá: Verónica Francisco Miños
Papá: John Cáceres Salinas
Hijos: Antonella y Francisco (asiste a Neo I)

Familia Ulloa Sandrock:

Desde octubre de 2009 que la familia Ulloa Sandrock es parte de la Red. Hoy, Martín, Maite y Marcial asisten a Vitamina Huechuraba, lo que significa que sus papás son apoderados de tres de las cuatro salas del jardín.

Sofía Sandrock y Alejandro Ulloa han crecido junto a Vitamina y su familia también. Las educadoras y técnicos han sido parte de este crecimiento y de la incorporación paulatina de sus hijos a las distintas salas.

Un lugar donde lo pasan bien y aprenden Alejandro nos cuenta cómo fue la primera aproximación al lugar que hoy recibe todos los días a sus hijos y recuerda que “llegamos a Vitamina luego de una larga búsqueda de jardines en el sector. Además del todo, nos gustó que parecía un minicolegio. Inmediatamente nos dimos cuenta de que los espacios del patio permiten que los niños tengan una gran área de recreación al aire libre”. Martín Ulloa Sandrock llegó con 10 meses de edad al nivel Neo, más tarde Maite y después Marcial. Sus papás no dudaron ni un segundo en escoger este lugar, que contaba con un excelente equipo, un colorido patio central y un ambiente seguro y acogedor.

“Los avances y aprendizajes se notan cada día”

Juegan, corren y lo pasan muy bien. Los hermanos Ulloa Sandrock se desplazan por Vitamina como si fuera su segunda casa. Y aunque Martín ingresó al colegio en marzo de este año, igualmente va en las tardes a Jardín II, donde se divierte mucho y sigue aprendiendo. “Se nota que nuestros hijos son felices en Vitamina y eso es realmente impagable, ya que creemos que se trata del mejor indicador de que los tratan bien y los quieren mucho”, añade Sofía. Los avances de los niños se perciben día a día y el cariño que tienen por su jardín y los equipos educativos también.

“Nuestros niños son felices en Vitamina”

La familia Ulloa Sandrock se caracteriza por ser muy participativa y colaboradora dentro del jardín y eso queda demostrado en cada una de las actividades, fiestas o rutinas que se realizan en Vitamina para celebrar momentos importantes. “El cariño y afecto que han recibido los niños se nota en las ganas con las que asisten cada día al jardín. Estamos seguros de que esto les permite aprender de manera más rápida y tener mejor disposición hacia sus educadoras”, agrega Sofía. Los papás de Martín, Maite y Marcial no dejan de agradecer por el cuidado de sus hijos y finalizan diciendo que “gracias a Vitamina vemos a nuestros niños felices, disfrutando sus juegos y compartiendo con sus amigos. Ellos hablan diariamente con mucho cariño de sus educadoras y técnicos, lo que nos tranquiliza enormemente”.

Nuestra familia
Mamá: Sofía Sandrock
Papá: Alejandro Ulloa
Hijos: Martín (4 años) asiste a Jardín II, Maite (2 años) asiste a Jardín I y Marcial (1 año) asiste a Neo.

viernes, 19 de julio de 2013

Monsters University


Desde que el ahora casi universitario Mike Wazowski era un pequeño monstruo, soñaba con convertirse en asustador profesional, y él, mejor que nadie, sabe que los mejores asustadores provienen de Monsters University.

Durante su primer semestre en MU los planes de Mike son frustrados cuando se cruza con el as de los sustos, James P. Sullivan, “Sulley”, un asustador de tomo y lomo.

El descontrolado espíritu competitivo de ambos personajes hace que acaben siendo expulsados del Programa de Sustos de élite de la universidad. Además, ambos se dan cuenta de que si pretenden enmendar las cosas, deberán trabajar juntos con una extraña banda de monstruos inadaptados.
Sin duda, esta película de Disney-Pixar hará gritar a todos de risa.

Aire puro a pasos de Santiago

Parque Mallinco se ubica a sólo 30 minutos de Santiago, en torno a un bonito estero y zonas especialmente habilitadas para hacer asados o para que los niños se diviertan en los juegos de madera.

Es una excelente alternativa para salir de la rutina en la capital y disfrutar en familia de la laguna con flamencos y cisnes de cuello negro y de una entretenida granja educativa donde los niños podrán ver vacas, caballos, pavos reales, cabras, ovejas, gallinas, llamas y ciervos.

Además, los minivisitantes tendrán la posibilidad de participar en visitas guiadas educativas, con talleres de pan amasado, de trilla, de hidroponía y lombricultura, paseos en carreta y ser los mejores granjeros alimentando a los animales.

¿Dónde? : Calle Santa Corina 3420, Parcela 11, Talagante.

Informaciones: www.esterodelsol.cl (28121969 / venta@parquemallinco.cl)